sábado, 30 de noviembre de 2013

Frío.


A 13 grados de ausencia es más complicado no morir de tristeza que de frío.
Tengo la nariz, las manos, la esperanza y las ganas congeladas.
Todo es más un "no" que un "adelante" cuando hablamos de sonreír por los pequeños detalles.
Y se me saltan los sentimientos al ver a los dos viejecitos cogidos del brazo mientras caminan solucionando el mundo, debo estar a falta de abrazos.

Mejor no seguir pensando.

jueves, 7 de noviembre de 2013

Change



Que te paras en seco a replantearte las cosas, asumes los cambios y miras a tu alrededor en modo pause.
Hace caso a tu cabeza, que el corazón ya habló demasiado.
Y le das a play, escuchas y no sabes si reír o llorar y de pronto pasa.
Salta el interruptor y "tú no eres lo importante", el último cambio (importante).
Las cosas siguen, la visa continua. Y sonrío, llorando. "Estas creisi" ¡y tan "creisi"!
Estoy feliz.
Otra vez, stop.

lunes, 4 de noviembre de 2013

No quiero un final feliz

Llamémosle como queramos, pero llamémosle.
Una vez más (como siempre) sentada frente a la pantalla intentando desliar mis pensamientos.
Difíciles de entender, y a la vez gritando.
Que yo lo que quiero es silenciarlas, cerrar los ojos y oír los coches pasar desde mi cama.
Aquí, (como siempre), sonriendo y llorando por dentro.
Mezcla extraña con demasiado sentido.
Explicaciones.
Me seco las lágrimas sin sentir esa presión constante en el pecho.
Ha cambiado todo.
Cambio de chip, nuevas metas, ver las cosas con otros ojos…
Llamémosle como queramos, pero no me olvides.
Y esto, mi vida, continúa.

Pero sin ti, y lo acepto.


miércoles, 9 de octubre de 2013

Que ya no sabes si debes contar o descontar los días.

Personalidad adictiva, no dejes que nade te cambie, de ellas eres la diferente, me gusta.

Palabras que sobra en mi cabeza.
Sigo esperando(te) y escuece entre las costillas,
suena típico, pero cojo mis ganas del suelo y me faltan fuerzas para sonreír como si nada.
-No llores.-
Me dicen “tú lo que necesitas es desahogarte, llorar, hablar de ti, saltar y gritar”
¿Cómo hablar de mí, sin hablar de ti?
Este extraño otoño lleno de recuerdos. ¿Qué va a ser de este invierno sin playa?
-Me olvidas.-
El frío en mis huesos,
y mis besos en otras esquinas.
-Necesito de tu locura.-
Demasiado orden en este caos.
Deshaz mis planes.

-¿Dónde estoy?-
No me encuentro en los espejos ni fotografías.

Ya no sonrío sola por la calle.
Y me dan miedo ciertas calles.

Llorando me prometiste no irte.
-La cama mentía.-
Que mi ciudad favorita se volviera contra mí abrazándote. (Sin ser yo)
-Me quedo sin palabras y tú sigues sin volver.-

Cántame, sin que lo sepa.


Las tortugas no deberían amar. 

domingo, 22 de septiembre de 2013

Lo que cambian las cosas.

Columna roja, Sigo recordando tu aroma.
¿Por qué huiste?
Se hace tan cuesta arriba que no se por donde continuar.
Todo eres tú. Lo agradable, lo desagradable.
Te necesito.
Tu positividad, tus sueños. A ti, entero.
Daría media vida porque estuvieras aquí.
Pero no es suficiente, pues es tuya entera.
Sigo haciendo cuenta atrás para poder dormir negándome sentimientos, convenciéndome de que cuando despierte no será así, que habrá sido un sueño extraño.
Muy extraño.
Prometí que no volvería a escribirte, y una vez más, me fallo.

Sigue siendo, y duele.



  

viernes, 13 de septiembre de 2013

lunes, 9 de septiembre de 2013

Borradores de una noche cualquiera.

Sabes que una cosa te ha sobrepasado cuando ya no te sientes ni física ni mentalmente capaz de (seguir) soportándo(lo).
Y es que me siento tan frágil entre los hilos del destino y la cordura que no se por donde moverme sin tropezarme…
Ando perdida entre pensamientos sentada en una esquina y esta vez no sé por dónde empezar a organizarme.


Ayúdame. Pero en silencio que no despierte.







Tula.

domingo, 8 de septiembre de 2013

martes, 3 de septiembre de 2013

domingo, 1 de septiembre de 2013

Sigues siendo aquel alto escalón con el que tropiezo una vez más.



"Darle la importancia que se merece a cada cosa." mente fría campanilla,
¡mente fría!





Y cuando el sol se filtra por mi persiana despierto, y no es contigo.
Que manera de joderme el día.

viernes, 30 de agosto de 2013

-

Estando sin estar enterándote de todo y diciendo nada.
Que todo da vueltas y la boca bien cerrada.
Así estoy, sin estar.
Estando sin tus manos.


 Bésame, una vez más.

jueves, 22 de agosto de 2013

Tocada y fundida.

No estoy totalmente segura de cómo sacarte de mi mente, y como jode eso.
Pasarme las noches en vela, mirando el techo y fundiéndome entre los libros no era tan malo comparándolo con soñar tu ausencia.
Ese enorme hueco que dejaste cuando decidiste soplar mi castillo de arena.
Cuando los libros no sirven.
Cuando la música no te evade.
Cuando ya nada vale.
Cuando todo eres tú.
El ser, haber sido y seguir siendo.

Me sorprendo siendo nosotros una vez más, y mi espejo me guiña un ojo.
Una punzada más, esto es un caos.









 Como todo en mí.

lunes, 12 de agosto de 2013

Murcia

Que jodienda es pasear por Murcia si no es camino a comprar condones y helado.

miércoles, 7 de agosto de 2013

Sueños

Un día me tomaré un café con mi subconsciente y le explicaré lo hijo de puta que puede llegar a ser.

3 años después. Tres.

Él tenía un concierto y yo iba sin decirle nada a verlo.
Ahí estaba, tan brillante como siempre, llenando el escenario sin necesidad de ser grande él.
Iba con ese vestido que tanto te gusta-ba, el negro de la espalda descubierta, tacones y el sombrero negro que me diste aquel verano que comenzó mi sueño.

Sentada en la mesa del fondo, entre oscuridad y cerveza.

El concierto terminaba. Vosotros recogíais y yo me acercaba a hablar con tu familia. De espaldas a ti, qué difícil era mirarte a los ojos sin ese vuelco.
Me veías.
Te veía.
Me rompía. Me recomponía.
-Cámara lenta-
Te acercabas, me giraba, te ponía el sombrero, te daba un beso en la mejilla mientras te apretaba con cariño el brazo y te abrazaba.

Me besabas, y yo huía.
Me besabas y yo me dejaba.


                                     Y el sombrero sigue en mi armario deseando ser usado. 



martes, 6 de agosto de 2013

Debilidades y playas desiertas.

Que triste es ir a la playa sin tu mirada buscándome en cada ola.

Sigo recogiéndome el pelo y mirando hacia atrás, pero no estás.
Veo tu recuerdo empanado disfrutando de las vistas (que siguen siendo tuyas).
El agua en mi cintura,
y tú en mi boca.

20:22:             estoy en el bus llorando lo que cambian las cosas. Que sigues siendo la puta tortuga que estira su cuello para besarme en la espalda a mitad de noche y el ser más hermoso (y no solo ya físicamente)  que he conocido en mi jodida vida...

Quiero volver a bañarme contigo, verte morado de frío, besarte y abrazarte mientras te pongo la toalla y me enseñas a jugar al poker.
Y los que una vez fueron nuestros amigos ya solo son gente que me recuerda el hecho de que no estás.

Eres elección, sin ser la elegida.
Eres esperanza, sin motivo.
Eres sueño e insomnio. Fuiste mis mejores insomnios, y ahora mis peores noches en vela esperando despertarme de todo esto.


Aquí sigo con mi nudo en la garganta haciendo que estoy bien, escondiendo sentimientos.
Con mi nudo,
mi nudo.




Qué triste es la playa si no estás, tortuga.  

viernes, 2 de agosto de 2013

Tomándome las cosas con calma.

Alfredo (tortuga) y Tula (perra).

Mis pequeños bebés.


Amor.

miércoles, 31 de julio de 2013

Cuando todos los males se me iban con un abrazo para quedarme durmiendo.

'Y el verano se convirtió en otoño, una vez más, sin tus manos.'

Una vez más me veo encerrada en el baño llorando tus recuerdos y echando en falta tus palabras…no estás y aún te noto cerca.
Necesito que te esfumes como las pompas al explotar y a la vez me aferro al futuro lejano el cuál quiero saber ya.
Ahora.
“De aquí a tres años”. Maldita la hora en que lo dijiste, esa frase la tengo tan clavada en la cabeza que si te fijas bien se puede ver en mi frente, como quien tiene un cartel de ‘tonto’.

Las palabras se me amontonan en la cabeza, y sigo sin poder decir nada.

Decidimos dejad de ser uno, y que mal se me da ser yo sola. Ya me entiendes.



lunes, 15 de julio de 2013

La incertidumbre del cuando y donde.


Cuando te perdí, y donde nos quedamos.
Cuando y donde te encontraré, 
¿por mitad de la calle, en todos mis sueños?

Cuando dejaré de pensarte, cuando aprenderé a no tener miedo.
Y como actuar cuando suceda.

domingo, 7 de julio de 2013

¿Recuerdas mi habitación?


Dos camas, dos escritorios, un espejo, miles de fotos colgando por la pared, el balcón con vistas al monte (al que tanto he acudido para sacudir de mi mente tus recuerdos).
Pues hasta eso ha cambiado en mi vida.

18 días.       Dieciocho.       D i e z y ocho.       10 + 8. 
Lo diga como lo diga.
Días largos y cortos a la vez.
Echando la vista atrás no me puedo creer que lleve ese tiempo sin verte justo cuando dijimos ponerle comienzo a “nuestro verano”, ese verano que te has quedado para ti solo.
Y yo sola
una vez más.
Ese tiempo que paso en mi habitación pensando en cómo podría haber sido y no pudo ser.
 Como no quisiste que fuera.

Llegando a la conclusión de que has sido más cagón que nunca, te aferras al “no poder” y así no intentarlo por miedo a la caída.
Esa caída que me habría dado contigo más a gusto que sola como ahora. 
Caída ficticia. 

Dijiste: “es que vas 3 pasos por delante…”
En realidad no es que vaya a 3 pasos por delante de  ti,
es que mi París se derrumba y no quiero que te pille cerca…

Se me caen cachitos de sentimientos cada vez que veo el telediario y dicen que las plazas de Paris se llenan de enamorados.
¡Esos tontos enamorados!
(Que ya no somos nosotros dando vueltas a las 4 de la mañana sin rumbo huyendo de la gente…)

Echo de menos tus pelos de colores, tus feas manos, como siempre me pedías que te diera un masaje y al chincharte con que no me ponías esa cara de pena que ponen los perros al pedir comida debajo de la mesa… Hasta ese puñetero piercing que restringía nuestros besos.

Últimamente me auto torturo obligándome a leer la antología de los Beatles, justo en estos días.
Sigo siendo la misma masoquilla estúpida de siempre (pero sin ti, como nunca.)





Algunos sentimientos son demasiados dolorosos, así que los niegas. Tenemos la capacidad de bloquear sentimientos y lo hacemos casi todo el tiempo.” John Lennon.

jueves, 20 de junio de 2013

El paseo de los vencidos.


Finito.
Yo lo que quiero es pasarme la vida besando cada uno de tus huesos, lunares, centímetros de piel…a ti,
entero.


Entre mis brazos, entre mis piernas, entre mis días a días.
Arañarte los recuerdos, acariciarte los deseos...





R, sigue siendo infinito.


domingo, 16 de junio de 2013

Coartada

Ojalá pudiera describir con palabras todo esto. Lo que siento, sentí, pasa, pasó y pasará, pero ando perdida entre tanto sentimiento, tanto cambio y tan perdida…Tan perdida que me hace daño pensarlo, simplemente.
Las ideas aparecen y desaparecen de mi cabeza a tal velocidad que no me encuentro.
Pensamientos, deseos, emociones, planes…
Aunque mejor no hablar de planes. Hemos echado tantos por la borda en este último mes que me faltan dedos, manos, pies y páginas para nombrarlos todos.
Yo ya había enredado nuestras vidas, decorado nuestra casa de muñecas y juntando nuestros sueños, y tú sentado ante el piano asentías a todo sin decirme nada.
Te echo de menos, y tú te acuerdas de mí.
Ando por la calle acojonada por si hoy toca encontrarnos, y  me sienta igual de mal estar así como el no encontrarte.
Sobre todo en mi cama.
Quiero volver a sentir los abrazos esos que me dabas al bajarme del bus que me dejaban sin nariz porque me aplastabas contra tu pecho… quiero volver a sentirte. A ti, conmigo.

Quiero.

lunes, 10 de junio de 2013

Entrelineas.

Los días van pasando con el roce de las olas a mis pies.
Y yo sigo aquí sentada mientras veo como se derraman las velas en el suelo de la habitación que en algún momento sentí mía.
Aquí me ves, recogiendo con una cuchará de café los sentimientos que se me cayeron entre los bolsillos, y tú que giras la cara haces caso omiso a mis lágrimas.
Cómo estar sola sin estarlo. Como no estar estando.


martes, 4 de junio de 2013

Y ahora tendré que inventarme otros caminos, tirar algunos miedos al lavabo.

"Ahora que me apuesto todo tu recuerdo a este doble o nada."



Esa sensación de inestabilidad que sopla mi día a día, las pequeñas ilusiones que se van haciendo más fuertes conforme pasa el tiempo y mi caparazón una vez salvándome de la caída...



martes, 28 de mayo de 2013

Oxigenandome

Vamos a abrir y cerrar etapas.




Hoy me toca volver la esquina, y tener la valentía de hacerle frente a lo que me tocará por ver y vivir.
Alzaré bien alto mi mentón, y que los tacones de mi fuerza de voluntad hagan resonar mis pasos por las calles que dejo atrás, pero sobretodo por las que me quedan por delante.
Por ahora no voy a cerrar ninguna puerta, un poco de corriente tampoco viene mal.
Pero no voy a dejar que me despeine.
Voy a ser yo con el mundo, no contra el mundo.
Y lo que tenga que ser será.
Me quedo con las personas que están, y siguen queriendo estar, a mi lado. Ya vendrán tiempos mejores, cuando el sol roce mi piel sin necesidad de quemarme.

Toca oxigenarse, cambios y valentía.
Primero voy a estar yo, y luego mis recuerdos.
Una limpieza estaría bien, de vida, sin vida.



                                                                                              Gracias, ya sabéis quienes y porqué.

                                                                                                                              (A ti también, eso siempre)   

domingo, 26 de mayo de 2013

'Nota'

"Como te echare de menos que lleno tu ausencia con tus canciones.
Las que no me dicen nada y me recuerdan todo."

viernes, 24 de mayo de 2013

De amores no hablemos esta noche que tengo la copa vacía.

Échame otra.
Échame de menos.
Hay días en los que mejor no levantarse, pero cuando te has caído es obligatorio hacerlo y mejor si es con una sonrisa.
De esas que te iluminan la cara.
De esas que solo salen si es contigo.
Me estoy haciendo demasiado a la idea de la soledad, tiene su encanto.
Sin explicaciones, sin compromisos, sin discusiones.
Y luego esta la otra cara de la moneda, y de mi cama vacía. Eso que no quiero decirme y lo evito una y otra vez (para no variar.)
Quiero esas peleas porque después vienen las reconciliaciones. Quiero que me calienten la cama, no poder dormir porque estas viendo una película.
Quiero amor, y hacerlo.
Quiero abrazos sin pedirlos, que apoyes tu frente en mi barriga mientras me rodeas la cintura.
Quiero todo y ya nada.
Quiero-te, a ti, contigo, de mí.
Quiero dejar de tener miedo, y temblar al verte.

Odio es estar así y más odio no saber ni cuando no como.

martes, 21 de mayo de 2013

- Días grises de taquicardias emocionales -

Los días de lluvia me gustan, me evaden a mi mundo del que poca gente ha oído hablar y nunca ha llegado a entrar nadie. 
Junto a mi caparazón. 
Al entrar es obligatorio descalzarse y dejar los sentimientos en una taquilla.
Es todo relajación y respiro tranquila. Sin nada más de lo que preocuparme.
Y, ¡zas!
Hasta que te hablan, te preguntan, y te obligan a bajar...
Y ahí empiezan de nuevo las taquicardias de emociones.
Emociones debatiéndose en duelo a muerte. Una muerte que siempre queda en empate.
0 - 0, como yo.
Cuando días atrás pensaba en respiración entrecortada no sabia que me iba a referir a no poder respirar, a no calmarme, relajarme...

jueves, 16 de mayo de 2013

El subconsciente, gran hijo de puta.


Esta noche he soñado contigo.

No era un sueño bonito, sino todo lo contrario.
La impotencia andaba junto a mí por las calles de Cartagena, mi Cartagena soñada.
Todo y nada tenía sentido anoche.
Estaba con tres amigas más en el edificio viejo y semi destruido donde vivía  mi abuela, ¿Por qué? Pues será porque todo termina, todo se derrumba y nosotros empezamos a hacerlo demasiado pronto. Y ya solo quedan vigas esperando ser arregladas o destruidas.
Habían grandes escalones y muy poca luz, yo me aferraba a la mano de Marta, ¡que haría sin ella! Y tras mil tropezones conseguíamos salir a la calle.
Ahí había cuatro bancos formando un cuadro perfecto, y el sueño se volvía borroso.
Al mirarlas, kora, marta y maría, no tenían cara. Y ahí yo ya temblaba.
Todo el sueño sin caras, y aún así yo sabía que eran ellas.
María desapareció en cuanto le dio la luz, deambulaba por las calles, apareciendo por las esquinas y nunca conseguía llegar a donde estábamos.
Marta en el banco de mi izquierda me gritaba que así no se hacía, que estaba cogiéndolo al revés, ¡dale la vuelta! decía, ¡está todo mal!
¿Por qué no estaba a mi lado? ¿Qué hacía sola en ese banco que no paraba de alejarse cada vez que no miraba?
Kora y yo nos intentábamos echar una foto. Una foto que no salía, ella siempre salía borrosa y yo quería decirle que se estuviera quieta, que dejara de irse…
Y tú estabas en el banco de enfrente, mirándonos sin decirme nada. Les contestabas y yo quería preguntarte tantas cosas que no sabía por dónde empezar… y cuando por fin supe que decirte no me salía la voz. ¡Verano! Eso es lo que iba a decirte, alomejor recordándote que sigues siendo mi puto verano volvías a mis brazos.

Pero, sorpresa, yo no tenía voz, no podía decirle a marta que la necesitaba a mi lado, a kora que dejara de irse, a maria que viniera de una vez y a ti…y a ti que no te fueras nunca más. Tantas y tantas cosas ahogadas por las lágrimas que me caían por la cara al no poder decir nada… tanta impotencia acumulada, como ahora que te escribo esto sabiendo que no lo leerás.

Estaba todo borroso, todo avanzaba a cámara lenta. Cómo ahora.


El peor despertar desde hace bastantes años, creo que me estoy volviendo loca.

miércoles, 15 de mayo de 2013

Granada, siempre es Granada.

Una vez más Mónica Gae me pone los pelos de punta con esto:


"Tú estabas esperándome en el andén y yo llevaba cinco horas de trayecto pensando en si esta vez, deberíamos darnos uno o dos besos. Tus labios me dieron dos, pero tus ojos me miraban con un tono ocre que decían todo lo contrario. Y yo, acojonada, apenas tenía el valor para mirarlos."

Hay muchas partes, por no decir entero, que me recuerdan a nosotros, de un modo u otro, pero este en concreto me recuerda a Granada, ¡ay nuestra Granada!

Hay tantas lágrimas descansando en mi cama, la que una vez fue tuya, por ese motivo...
Granada, como una bocanada. 
Una bocanada de sentimientos, muchos.
Es felicidad y mis más tristes días.
Es nostalgia y una etapa que no quiero repetir.
Son días tumbados en la cama, compras rápidas.
Fotos desenfocadas y besos en las esquinas.
Es la Alhambra en tus pupilas, es la suerte de poder ver las dos cosas más bonitas juntas. Sólo para mí, ante mí.
Días de lluvias y zapatos mojados.
Son saladitos en el parque de enfrente.
Es calor y frío. Bostezos y mimos.
Es despertarse a las 6 de la mañana solo por ver amaneces en la plaza San Miguel.
Son sus calles oscuras en mitad de la noche acompañados de gatos.
Y mis miedos, y tus abrazos.
Son piques y patadas en mitad de la noche.
Somos nosotros acurrucados en una cama de 90.
Es el microondas siempre sucio, las cascaras de pipas por todos lados, el no saber que peli ver y acabar viendo siempre las mismas.
Son las pompas en tu habitación.
Fue todo y fue nada...

Tiempo al tiempo.
  
Por mucho tiempo que pase. Aunque la recorra con otras personas y en otras circunstancias, Granada eres tú, somos nosotros.

domingo, 12 de mayo de 2013

Tener tiempo libre me colapsa la mente.

Parón.
Que todos nuestros planes se quedan en un hasta luego. 
Las esperas duelen.
Mis ganas - de ti, de besarte, arañarte, de esas cosquillas, de todo y nada  - me esperan en la cama. Supongo que por eso no duermo, son mala compañía cuando no tienen como saciarse. Y se me pegan a la espalda.
Cómo el tiempo en tu ausencia, que se me pega a la suela de los zapatos y por eso no avanzo. En pleno atasco de sentimientos, el motor de mi corazón falla una vez más.
Cuantas veces habré repetido eso... 'una vez más' caes y te recojo, caigo y ahí me quedo. Sola a oscuras dando vueltas en la cama.
Allá donde mire estas, en las fotos, en los planes, en mi habitación, mis tonterías, mi música, mi casa, mis huesos, mi piel..
Sin despedida. Sin palabras. 
               Sin ti.





            Y hemos huido, sin querer y con otro nombre.



sábado, 11 de mayo de 2013

24 horas despierta.

Tengo la cabeza colapsada.

Tras veinticuatro horas despiertas, una conversación cargada de sentimientos y casi tres horas de sueño llego a la conclusión de que estoy colapsada.
Es impotente no ser capaz de centrarme en nada, y que ninguna actividad te llene las horas.
Dar vueltas en la cama.
Echarte de menos, una vez más.
No tener una fecha fija en la que basarme, ni hacer cuentas atrás.
Y una vez más me quedo sin palabras.

Tiempo.

jueves, 25 de abril de 2013

Una vez más.

El 'problema' no es la ausencia ni la distancia. Ni los 'te voy a llamar todos los días para oir tu voz¡ y luego nada.
No son las fotos no echadas, ni no ver tus ojos verdes.
Ni siquiera dormir sola en el laberinto de mi cama.
El 'problema' es el tiempo que se nos escapa de las manos, una vez más.

lunes, 22 de abril de 2013

Cambios.

"Maniática como la que más, sarcástica, números pares. Crepes y otras maneras de enamorar. Infinito sin fin, Rubén.
Lo que cuentan son los detalles. "

R.

Como una cama de 90 se puede quedar tan tan grande sin ti..

Los 16 días más perdidos de la historia.

Entre espera y espera ya no echo de menos, sino de más.
Echo de más todo el tiempo que se nos queda entre nuestros cuerpos, y la distancia de tus abrazos.

lunes, 15 de abril de 2013

'Si mi sonrisa mostrase el fondo de mi alma, mucha gente al verme sonreír lloraría conmigo.' Kurt C.

Te vas como se van los pájaros huyendo de los niños en las plazas volando, sin mirar atrás.
Juras que volverás y que no hay nada más importante que mi sonrisa.
Pero me cuesta sonreír.
Eres ese punto inflexible del todo o nada que me corta la respiración a cada palabra malhumorada, a cada beso.
Es como el primer día, sigues girando mi vida una y otra vez.
Una y otra vez.
Y me besas por la espalda para que no me entere de que vuelves a desaparecer 

domingo, 24 de marzo de 2013

Los ciegos de la tristeza.



Allá donde miro no te veo, pero anda los buenos momentos de mi vida, los que necesito, que ansío…
Que estuvieron y ya no están.
Y en esta encrucijada me encuentro entre tu cuerpo y mis ganas.
La distancia…
Te echo de menos.
No se cual es la respuesta a esta sensación, que invade mi día a día, aunque luche, aunque no lo piense.
Lo que esta, estuvo y quiero que este…
Te eche de menos. Aún te echo de menos.
Y no estas, no estamos y mi mundo se va a la mierda (una vez más)

domingo, 10 de marzo de 2013

'D' de despedida.

Aquella pareja del banco de enfrente me recuerda a cuando nos comíamos en todas las esquina de la ciudad y de allá dónde fuéramos.
¿Dónde quedaron esos días?
Ahora miro a mi alrededor y solo veo idas y venidas. A mí sola en esta parada rodeada de gente que no significan nada y a la chica de mi lado que ríe tan alto.
A veces tengo la sensación de que llevo demasiado tiempo despidiéndome...de ti, de ellas, de mis ganas.



Las lágrimas pueden quemar como si fueran fuego.

sábado, 9 de marzo de 2013

5 horas y media.

Cuando me miras y te vas.

¿Sabéis eso de que se suele decir que cuando estas con una persona importante, a la que quieres de una manera u otra el tiempo pasa mucho más deprisa de lo habitual y en cambio cuando no es así pasa lento como si cada minuto tardase más de dos horas?
Pues bien, es cierto. 
Todo es relativo a con quién estés, cuánto y cómo de cómodo estés.
Hoy ha sido día de altibajos, han habido medias horas que se han pasado como 5 minutos, y 5 minutos de extremo silencio que han pasado como si de horas hablásemos 
Y aún así, con esos '5 minutos de extremo silencio que han pasado como si de horas hablásemos' incluso, las 5 horas y media juntos han pasado más rápido que las dos horas que llevaré en mi casa.
Sentada ante el ordenador, con apuntes por toda la mesa y mi concentración se ha quedado en tu cama durmiendo junto al tiempo que deberíamos estar juntos.
Pero todo esto es un follón.
Y tú no ves la necesidad en mis ojos, gritando.


martes, 5 de marzo de 2013

Agridulce para las heridas.

                        Recuerda:
Un día contigo, pero sin ti.
Una mañana creyéndonos héroes de las calles.
Mi príncipe de barrio y princesa de los bares.
Te fuiste y yo haciéndome la dormida esperaba, una vez más pero esta vez de forma real, el ruido de la puerta al cerrar.
Ya en pie, tú no estas (que raro) ¡manos a la obra!
Coleccionando recuerdos, derrochando sentimientos.
Foto aquí, foto allá. Inundando la habitación con los momentos que hemos creado.
Me acuesto una vez más con tu ausencia abrazándome la espalda.
Y cuando llegas, yo ya no estoy.
¿Has mirado la pared? Están estrellados todos nuestros recuerdos, sentimientos y mis lágrimas.
Te quise, te quiero y te querré.





Hasta las noches de verano son frías sin tu presencia.

lunes, 4 de marzo de 2013

Felicidad


En los momentos de decaída me queda el bonito recuerdo de esta tarde.

domingo, 3 de marzo de 2013

El suicidio de las comas cambia-vidas.

No, quiero acostumbrarme a que estés aquí.
No quiero acostumbrarme a que estés aquí. 

Después de pensarlo mucho me doy cuenta de que me paso los días decepcionada, por una cosa u otra soy de las que siempre terminan cabreada con el mundo.
Si tan sólo pudiera ver la cosa positiva del tiempo que pasamos juntos en vez de el tiempo que nos perdemos el uno de la vida del otro.
A veces es demasiado complicado seguir tus pasos, tus pensamientos y dejarme llevar.
Me siento mareada, como si fuera una hoja a la que lleva el viento, llena de cambios y de pensamientos que me hace rozar el suelo una y otra vez.
Una y otra vez.
Cómo las veces que te ruego que te quedes.
Tengo clavada en mi piel tus dientes, tus caricias y tus recuerdos.
Y no me dejan dormir.


viernes, 1 de marzo de 2013

1/3/13

Nudos en la garganta tan grandes que duelen.
Conversaciones en silencio.
Lágrimas dulces. Pensamientos salados.
Echar un vistazo a hace un año y darte cuenta del olor que te rodea. Que esto en nada se parece a la humedad del mar de aquellas noches.
Y estoy contaminada de ti..
"cuando eramos reyes.."

jueves, 28 de febrero de 2013

Tomas tu disco, pero al contrario de este vídeo, yo no te dejo ir, yo si te arresto de por vida.

En espera de sol en la plaza, para variar, matando el tiempo, viendo y escuchando discos, el tiempo pasa y yo sigo esperando a mi amigo, y llegas tú, y yo escuchando esa música loca que me fascina, te acercas, me sonríes y de pronto esa chispa adecuada, aunque suene Bunbury escuchas la música a mi lado, tu piel, tus ojos, tu cabello, todo en ti es perfecto.


miércoles, 27 de febrero de 2013

domingo, 24 de febrero de 2013

ACUMULACIÓN-

Pasar de 0 a 100 constantemente cansa.
Tengo la sensación de que este sentimiento va a acabar conmigo, que un día explotaré y me marchare y ni me daré cuenta.
No debe ser sano tener la idea de marcharme, en todos los sentidos, a cada agobio.
Que esto se parece más a un precipicio que a un verano de agua calmada. Estoy cansada de cuestas arribas y olas que intente ahogarme-
De echar de menos.
Y de recuerdos.
Se que estoy llegando a un nivel peligroso, con peligro de derrumbamiento, cuando se me saltan las lágrimas cuando mis pensamientos vuelan libres.
Es agotador desechar una y otra vez las cosas que hago mal, que están mal, que nacieron mal. Una y otra vez.
Y lo típico del "y si..", debería dejármelo  pero no puedo. Y cada vez odio más sitios, que si Madrid, que si Granada, que si tus ojos.
Esta mezcla de pensamientos, de sentimientos...

sábado, 2 de febrero de 2013

jueves, 31 de enero de 2013

Agosto

Apareciste como si nada, el chico del paseo con el pelo verde.
Y yo, y mi vergüenza, camino al saludo. 
He de decir que no me gusta los abrazos de gente que no conozco. Pero ahí estabas tú tan "raro" desde el principio.
Y yo tan roja como siempre (vergüenza).
Camino a dónde ninguno tenía idea fuimos conociéndonos.
Y desapareciste, pero no te echaba de menos.
Admito que te recordaba, no todos los días se conocía a un chico con el pelo verde, diferente y que cada dos por tres le salía una tontería.
Eras lo que necesitaba, y aún no tenía ni idea.

Pero volviste, te conocí.                 
Te quise. De la manera más especial que pude.
Y te quiero, de todas las maneras posibles. 

Simples

Tú - yo = a un sinfín de recuerdos.
Un    terminado.
La multiplicación de los problemas que tuvimos, divididos entre sentimientos.
Los que se acabaron.
Y aquí estamos, cruzándonos por las calles y mirando al horizonte
Cómo si no nos conociéramos
Después de tanto tiempo..
Aún te noto en mi cama al despertar,
Que es lo que mas jode.


domingo, 27 de enero de 2013

jueves, 24 de enero de 2013

miércoles, 23 de enero de 2013

Despedidas

La mejor despedida para una historia triste es un buen beso y una larga lágrima.

-


lunes, 21 de enero de 2013

sábado, 19 de enero de 2013

Mojigato, concentración.


Y ahí estás tú como si nada.
A lo lejos.
Como si de una desconocida se tratase.
Y de pronto, intentando evitarlo, imágenes se me amontonan en la cabeza.
No sé cómo hacer para olvidarme de ti.
No fuimos nada, no amigos.
Pero en cambio significaste tanto.
Desde la primera sonrisa, hasta la última bocanada.
Aún apareces en mis sueños. Un año después.
Eres el fantasma de lo ireal, lo que nunca tendré y siempre he querido.
Aún recuerdo tu último masaje, en realidad el primero, en el sofá, mi estrés, tu paciencia, y tus manos mágicas.
Hiciste olvidar todos mis problemas.
No debería pensar en tu sonrisa.
Intento olvidar ese día y esa noche.
Y me salvaste.
Como un pájaro alzando el vuelo cuando el gato le acecha.
Echo de menos esas manos..
Y el abrazo de despedida.
Eso es lo que me queda, un mero abrazo de despedida.
Profesor en sonrisas, experto en salir mal en las fotos.

sábado, 12 de enero de 2013

Un habitante de mi dolor.



Soy peor que Atila, por dónde paso no es que no crezca la hierba, es que arden corazones. Cómo el mío.

viernes, 11 de enero de 2013

La sensación de estar agotada, tanto física como mentalmente.



Lo peor de todo esto es que llevo demasiado tiempo dándole vueltas. ¿Por qué no podría ser de esas personas que no necesitan pensar las cosas mil veces, que no necesitan tener todo calculado, que no buscan fallos en todo? En todo.
Tampoco creo que yo tenga la culpa de todo, ¿no?
Lo que ocurrió, fue porque tenía que ocurrir, y las personas se cansan. Por cruel que parezca.
Un camino largo, lleno de pensamientos y recuerdos que invaden tu calle, y las mil siguientes.
Y aquí estamos, mi orgullo y yo esquivando a esa multitud.
Entonces miras al cielo, y “puaf” al suelo.
Ahí tirada es dónde peor se piensa.
Manos a la cabeza, y cabeza entre las rodillas.
Entonces lo recuerdas los “te echo de menos” y a ti, gilipollas.
Me levanto, y miro hacia atrás, ahí están todos amontonados, como un sábado por la mañana de rebajas esperando a que abran las puertas.
Error por error.
Pero aquí estás tú, y si todo eso (mirando hacia atrás) me ha llevado a ti, ¿Por qué han de ser errores? ¿Por qué no se hicieron bien en su momento? Quizás. Pero de errores se aprende, y yo debo ser una persona muy, muy, inteligente (sino no me explico.)

Ni el bucle de tu habitación te salva de esta, Olga.

Te cagaste de miedo, te cansaste, te peleaste, diste moneda por causa perdida, te soltaste, te agobiaste.


Y de pronto, el verano.


jueves, 10 de enero de 2013

.

Eterno resplandor de una mente sin recuerdos