miércoles, 31 de julio de 2013

Cuando todos los males se me iban con un abrazo para quedarme durmiendo.

'Y el verano se convirtió en otoño, una vez más, sin tus manos.'

Una vez más me veo encerrada en el baño llorando tus recuerdos y echando en falta tus palabras…no estás y aún te noto cerca.
Necesito que te esfumes como las pompas al explotar y a la vez me aferro al futuro lejano el cuál quiero saber ya.
Ahora.
“De aquí a tres años”. Maldita la hora en que lo dijiste, esa frase la tengo tan clavada en la cabeza que si te fijas bien se puede ver en mi frente, como quien tiene un cartel de ‘tonto’.

Las palabras se me amontonan en la cabeza, y sigo sin poder decir nada.

Decidimos dejad de ser uno, y que mal se me da ser yo sola. Ya me entiendes.



No hay comentarios: