viernes, 30 de agosto de 2013

-

Estando sin estar enterándote de todo y diciendo nada.
Que todo da vueltas y la boca bien cerrada.
Así estoy, sin estar.
Estando sin tus manos.


 Bésame, una vez más.

jueves, 22 de agosto de 2013

Tocada y fundida.

No estoy totalmente segura de cómo sacarte de mi mente, y como jode eso.
Pasarme las noches en vela, mirando el techo y fundiéndome entre los libros no era tan malo comparándolo con soñar tu ausencia.
Ese enorme hueco que dejaste cuando decidiste soplar mi castillo de arena.
Cuando los libros no sirven.
Cuando la música no te evade.
Cuando ya nada vale.
Cuando todo eres tú.
El ser, haber sido y seguir siendo.

Me sorprendo siendo nosotros una vez más, y mi espejo me guiña un ojo.
Una punzada más, esto es un caos.









 Como todo en mí.

lunes, 12 de agosto de 2013

Murcia

Que jodienda es pasear por Murcia si no es camino a comprar condones y helado.

miércoles, 7 de agosto de 2013

Sueños

Un día me tomaré un café con mi subconsciente y le explicaré lo hijo de puta que puede llegar a ser.

3 años después. Tres.

Él tenía un concierto y yo iba sin decirle nada a verlo.
Ahí estaba, tan brillante como siempre, llenando el escenario sin necesidad de ser grande él.
Iba con ese vestido que tanto te gusta-ba, el negro de la espalda descubierta, tacones y el sombrero negro que me diste aquel verano que comenzó mi sueño.

Sentada en la mesa del fondo, entre oscuridad y cerveza.

El concierto terminaba. Vosotros recogíais y yo me acercaba a hablar con tu familia. De espaldas a ti, qué difícil era mirarte a los ojos sin ese vuelco.
Me veías.
Te veía.
Me rompía. Me recomponía.
-Cámara lenta-
Te acercabas, me giraba, te ponía el sombrero, te daba un beso en la mejilla mientras te apretaba con cariño el brazo y te abrazaba.

Me besabas, y yo huía.
Me besabas y yo me dejaba.


                                     Y el sombrero sigue en mi armario deseando ser usado. 



martes, 6 de agosto de 2013

Debilidades y playas desiertas.

Que triste es ir a la playa sin tu mirada buscándome en cada ola.

Sigo recogiéndome el pelo y mirando hacia atrás, pero no estás.
Veo tu recuerdo empanado disfrutando de las vistas (que siguen siendo tuyas).
El agua en mi cintura,
y tú en mi boca.

20:22:             estoy en el bus llorando lo que cambian las cosas. Que sigues siendo la puta tortuga que estira su cuello para besarme en la espalda a mitad de noche y el ser más hermoso (y no solo ya físicamente)  que he conocido en mi jodida vida...

Quiero volver a bañarme contigo, verte morado de frío, besarte y abrazarte mientras te pongo la toalla y me enseñas a jugar al poker.
Y los que una vez fueron nuestros amigos ya solo son gente que me recuerda el hecho de que no estás.

Eres elección, sin ser la elegida.
Eres esperanza, sin motivo.
Eres sueño e insomnio. Fuiste mis mejores insomnios, y ahora mis peores noches en vela esperando despertarme de todo esto.


Aquí sigo con mi nudo en la garganta haciendo que estoy bien, escondiendo sentimientos.
Con mi nudo,
mi nudo.




Qué triste es la playa si no estás, tortuga.  

viernes, 2 de agosto de 2013

Tomándome las cosas con calma.

Alfredo (tortuga) y Tula (perra).

Mis pequeños bebés.


Amor.