domingo, 18 de noviembre de 2012

True

"Que si él falta, el cielo es negro, los planetas simple polvo, ¿y el oxigeno? el oxigeno se vuelve veneno."

“Aquí estaré hasta que ya no quede nada.”










Éramos un infinito nadando entre los mares de la vida.
Les echábamos carreras a los peces como si de juegos tratase. Y qué bien se nos daba eso de parecer delfines en nuestra cama. 
Y de pronto la corriente nos llevó, como cuando estás en la playa y viene la ola más grande que jamás has visto... esta no pudimos saltarla, ni esquivarla. Y no nos dio tiempo a sumergirnos entre las sábanas, ni siquiera entre los huecos de nuestro sofá.
Nos ahogamos. Como las velas se apagan, las puertas se cierra, las bombillas se funden.
Y entonces, yo te eché de menos.
Los "siempre" fueron "nunca más"
Y los "te quiero" se convirtieron en pequeños arañazos por todo el cuerpo.
¿Cómo quieres que me recupere? Si mi corazón aun está calado de tus besos.
Y así vamos, tú siendo el aire de mis pulmones y yo el borrón que se queda tras mal borrar nuestra historia a lápiz.
Y a pie de esquina, en pequeñito quedan mis ganas de abrazarte y mis triste despedida.
“Aquí estaré hasta que ya no quede nada.”

miércoles, 14 de noviembre de 2012

RVS


No siempre salen las cosas como quisiéramos.
Y o, por ejemplo, quisiera estar contigo, chico de las cosquillas, acostarme en la cama, apretar los ojos muy, muy fuerte y al despertar *PUAF* estar en tu cama. O en tu sofá, o tu cocina, incluso viendo como tocas el piano mientras leo (magico). Pero contigo.

-




Si esto es lo que conlleva, lo asumo.

sábado, 10 de noviembre de 2012

.

 Que hasta el poeta se quede con la boca abierta al vernos bajo la lluvia, y sin lluvia.

.

Fría, como un hielo entre las manos, 
pasas delante de mi casa sin dedicar ni una mirada 
a las paredes que esconden tus recuerdos. 

Felicidad


domingo, 4 de noviembre de 2012

.Ernesto Pérez Vallejo

Porque un día sin ti es un día cualquiera, ni nombre merece.
Incluso creo que debería haber una fosa común para los días que no te encuentro, apilarlos allí al azar. Ni orden alfabético, ni afectivo. Ni orden cronológico siquiera.

P.

Mi vecina siempre decía que su madre estaba en la estrella que más brillaba en el cielo, nos sentábamos en la replaceta y solía repetirlo casi todas las noches. Creo que es una de las cosas que no olvidaré nunca.
Eso y que le cantaba la sirenita y peter pan.