viernes, 20 de mayo de 2011

 Y aquí estamos. Uno frente al otro. 
Un día usas mi cuello cómo única fuente de energía y otras tantas no reconoces mi cara entre la gente. 
ue eres capaz de manejar mi estado de ánimo, y ni te das cuenta.
Que esto es tan complicado, complejo, incluso, alocado, que no voy a acostumbrarme nunca.

No hay comentarios: