lunes, 2 de enero de 2012

Paradise.

 

Paradise.

Un año que se ha ido, un año que ha entrado.
Me siento orgullosa, como el rey, de haber terminado 2011 con las personas más importantes que tengo en mi vida.
Vale que no lo empezara con buen pie, y que me desencaminara muchas veces. Hice cosas que no estuvieron bien, y me ausente del mundo otras muchas. No estuve atenta, y lloré muchas veces en silencio. Caí, me levanté y volví a caer otras más. Pero aquí estoy de pie.
Amistades que se van, otras que vuelven y amistades nuevas. Pero sobretodo amistades que duran y perduran, que son las que realmente cuentan.
Conocer gente siempre me ha dado un pequeño miedo, aunque no tanto como los cambios. Este año puedo decir: bienvenidos sean las amistades nuevas y los cambios que he tenido. Me han hecho madurar, cambiar y ver la vida desde otro punto de vista.
Tengo la gran oportunidad de dar la bienvenida a mi vida a amistades nuevas, esas que te demuestran mucho en poco tiempo. Tan poco tiempo como un mes de Agosto, o un cumpleaños cualquiera.
Para este año no voy a pedir tener mucho dinero, ni la paz en el mundo (que ojalá) sino poder conservar esto: a vosotras/os.

No hay mejor manera de comenzar el año que oyendo un “te amo” tuyo, al oído.

No hay comentarios: