sábado, 19 de noviembre de 2011

Ahí te ves, sentada en el suelo, tirada en tus pensamientos.

Ahí te ves, sentada en el suelo, tirada en tus pensamientos.
Escuchando como hablan sin hablarte. Como mencionan sin mencionarte. Y contar, sin que cuenten contigo.
No soy buena en matemáticas, ni en sensaciones, pero un -46 sí que me doy en esas situaciones.
Que por desgracia no son pocas.
Pero las cosas pasan porque te las buscas, aunque no sea a caso hecho, y cuando dejas de lado algo se pierde.
Y ver como se desmorona todo, e intentas volver a organizar el puzle (llamémosle puzle). Buscas por todos lados: en los recuerdos; en las paranoias; en las cosas que sabes que les interesa, o les interesaban; en las fotos, en las cervezas de medianoche.
Y encuentras fichas, pero no todas.
Se sigue hablando sin hablarte, contar, sin contarte. Suma y sigue: -47.
Sigues buscando.
Y te abandonas.
-48; -49; -50.

Pero ya es mañana. Mantente en pie.

No hay comentarios: